(+34) 910 42 42 93 [email protected]

Hace unos pocos meses publicábamos por aquí una pieza hablando de cómo pese a que Internet Explorer ya era considerado por la propia Microsoft un software obsoleto, y por tanto, eliminado de las versiones del sistema operativo actuales, en la Administración Pública española todavía había trámites que te forzaban, sí o sí, a utilizar IE como navegador para realizarlos.

Los problemas de adecuación de sistemas administrativos a las nuevas tecnologías son ya el pan nuestro de cada día en prácticamente cualquier país desarrollado que se precie. Los únicos que se salvan, y por ahora, son aquellos que o bien tienen una mochila histórica muy pequeña, por eso de haber dado paso a la digitalización en los últimos años (como le pasa a buena parte de los países en vías de desarrollo), o aquellos otros con una carga de trámites o población muy baja, por eso de que siempre resulta más fácil mantener actualizado un sistema menos complejo y con menos explotación diaria.

Pero incluso situaciones como la que vivimos en España con la Administración Pública parecen de cuento si miramos hacia oriente. Concretamente, a un país que suele ponerse como ejemplo de innovación tecnológica: Japón.

Y es que como reconocía Taro Kono, ministro del Ministerio Digital Nipón, su campaña en esta legislatura será la de hacer «La guerra al disquete», al percatarse de que hoy en día hay en Japón alrededor de 1.900 formularios y documentos gubernamentales que continúan dependiendo de este y otras tecnologías obsoletas para funcionar.

Hablamos ni más ni menos de que buena parte de estos trámites requieren seguir usando los disquetes de 3,5 pulgadas surgidos en 1982, y que serían los precursores de los actuales pendrives.

Desde el 2000 ya ni siquiera se venden ordenadores con unidades de lectura/escritura. Y es más, Sony, la empresa nipona que fue de hecho líder indiscutible en la manufactura mundial de disquetes, dejaron de fabricarlos hace la friolera de 11 años.

Hasta EEUU eliminó del Departamento de Defensa el uso de disquetes en el 2019.

Ahora le toca el turno a Japón, donde sigue siendo habitual, a la vista de las declaraciones de su ministro, que las solicitudes administrativas se sigan enviando en disquetes de 3.5 pulgadas, y tras haber conseguido erradicar, hace apenas unos años, el uso del fax y los lacres y tampones utilizados hasta entonces habitualmente para sellar cartas y documentos.

Ver para creer…

Así que oye, por occidente tampoco es que estemos tan sumamente mal…

Pablo F. Iglesias
Pablo F. Iglesias

Pablo F. Iglesias es Consultor de Presencia Digital y Reputación Online, director de la Consultora CyberBrainers, escritor del libro de ciencia ficción «25+1 Relatos Distópicos» y la colección de fantasía épica «Memorias de Árganon», un hacker peligroso, y un comilón nato 🙂