(+34) 910 42 42 93 [email protected]

En Internet los bulos o hoax son el pan nuestro de cada día. Una lacra que pone en peligro a muchísimas víctimas, que por desconocimiento, o pura curiosidad, los ponen a prueba.

Hasta hace unos días, en la página de Amazon EEUU, era posible comprar unos alargadores de corriente macho-macho.

Que dices tú: ¿Para qué demonios alguien necesitaría un cable de este tipo? Si al ser macho en las dos extremidades, no puede ser usado para, por ejemplo, conectar algo que esté más lejos de la toma de corriente. El uso normal de cualquier alargador de corriente, vaya.

Pero aún con todo, se estaban vendiendo. Y al parecer nada mal, habida cuenta de que ha tenido que salir la Agencia de Seguridad y Consumo de EEUU con un aviso (EN) en el que insta a que nadie compre este tipo de cableado.

¿La razón? Pues parece que algunos iluminados (nunca mejor dicho) estaban corriendo el bulo de que gracias a estos cables era posible, en medio de un apagón, ofrecer corriente eléctrica a una casa.

Simplemente con utilizar un generador externo (de gasoil, por ejemplo, al ser estos los más habituales) conectado a cualquier toma de corriente de casa, el hogar, «mágicamente» recibiría la luz producida por el generador, volviéndonos autosostenibles.

CableMachoMacho

Por supuesto, esto además de ser un ejemplo más del poco conocimiento que tiene la ciudadanía de cómo funciona una instalación eléctrica, no solo no funciona, sino que además puede acabar en tragedia.

Las tomas de corriente de nuestra casa son solo de salida, así que basta con que intentes meterle corriente en dirección contraria para que, con suerte, no pase nada (en medio de un apagón), y en caso de que vuelva la luz, se forme un bonito cortocircuito, que puede acabar quemando el cableado interno, rompiendo los dispositivos, y de paso incendiando la casa.

Para colmo, la mayoría de víctimas de estos bulos, con el fin de intentarlo, acercaban demasiado los generadores eléctricos a las tomas internas del hogar. Generadores que, recordemos, están diseñados para ser utilizados EN EXTERIORES, corriendo entonces el riesgo de acabar matando a toda la familia por la inhalación de monóxido de carbono.

Vamos, todo muy bonito…

Sea como fuere, la Agencia de Seguridad y Consumo ha tenido que emitir el comunicado, y al menos a día de hoy en Amazon EEUU ya no es posible comprarlos. Lo más raro de todo esto es cómo ha podido pasarles a la plataforma en este mercado la venta de este tipo de productos, ya que por ejemplo, en el Amazon que usamos en España nunca se han podido vender.

Que es cierto que al parecer algunos vendedores usaban el gancho de hablar de alargadores macho-hembra (lo que tiene sentido), aunque luego en las imágenes mostraban claramente que se trataba de un alargador macho-macho.

La picaresca de siempre para intentar alargar un poco más la venta de un producto que sabes que es falso, no promete lo que ofrece, y que tarde o temprano será baneado de la store.

Eso cuando no, directamente, compraban fichas de otros productos relacionados o no, les cambiaban el nombre y las imágenes, y mantenían las valoraciones, para dotar de mayor credibilidad al producto, como ya hemos visto hace unas semanas con el estudio que hicimos sobre negocios turbios en Amazon.

Un ejemplo más de cómo los bulos pueden volverse tan virales como para que unos cuantos oportunistas prueben suerte y se saquen unos cuantos dólares… mientras que las víctimas corren el riesgo de poner en peligro a su familia.

En CyberBrainers ayudamos a empresas y usuarios a prevenir, monitorizar y minimizar los daños de un ataque informático o una crisis reputacional. Si estás en esta situación, o si quieres evitar estarlo el día de mañana, escríbenos y te preparamos una serie de acciones para remediarlo.

Pablo F. Iglesias
Pablo F. Iglesias

Pablo F. Iglesias es Consultor de Presencia Digital y Reputación Online, director de la Consultora CyberBrainers, escritor del libro de ciencia ficción «25+1 Relatos Distópicos» y la colección de fantasía épica «Memorias de Árganon», un hacker peligroso, y un comilón nato 🙂