(+34) 910 42 42 93 [email protected]

Como escribió Tucídides en su «Historia de la guerra del Peloponeso», los fuertes hacen lo que quieren, los débiles hacen lo que deben.

Paradójicamente España parece encontrarse entre estos últimos cuando de lo que se trata es de relacionarse con dos países autoritarios como es el caso de Argelia y Marruecos, ambos enredados en ya históricas rivalidades territoriales.

El detonante de la actual crisis de España con Argelia, fue debido al cambio de posición del gobierno español respecto al Sahara Occidental (ES) mal explicado por parte del gobierno español y justificado por el cambio en el orden del panorama geopolítico mundial debido a la guerra de Ucrania. Estaba claro que España debía recuperar las relaciones con Marruecos, y que debía de hacerlo en un escenario muy complicado por el histórico enfrentamiento entre lo dos grandes países del Magreb (ES).

Argelia, Marruecos y España: el triángulo en tensión. En el contexto de la guerra de Ucrania, ambos vecinos creen que su colaboración es aun más valiosa, uno como puerta de la inmigración, y otro como fuente de gas, y piden a su socio europeo, España, que escoja.

Cronología de la mayor crisis entre España y Argelia desde el desastre de 1975

En Argelia no ocultan ya que lo que se está provocando con España es la mayor crisis diplomática entre ambos países desde que de 1975 tuviera lugar la «Marcha Verde» con la invasión marroquí de la colonia española. La sucesión de los distintos episodios que se han ido sucediendo desde el pasado mes de marzo han ido sellando a fuego lento el deterioro de los lazos entre Argel y Madrid, reducidas en la actualidad a su nivel más bajo en cerca de medio siglo.

Así pues, el pasado 18 de Marzo, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, traslada al rey de Marruecos Mohamed VI la propuesta de autonomía de Marruecos respecto al Sahara Occidental (ES), como la base «más seria, creíble y realista para la resolución de esta disputa». Este giro copernicano no fue anunciado por Moncloa, sino a través del Gabinete real marroquí mediante la filtración de la carta emitida por Pedro Sánchez al rey Mohamed VI.

«Nuestro objetivo es construir una nueva relación basada en la transparencia y la comunicación permanente, el respeto mutuo y el respeto a los acuerdos firmados por ambas partes» según palabras del propio Pedro Sánchez

«La diplomacia de EEUU está sin duda detrás del restablecimiento del nuevo clima de buena vecindad con Rabat» condición justificada si tenemos en cuenta las ya conocidas buenas relaciones entre Argel y Moscú, ahora más tenidas en cuenta con la guerra de Ucrania.

Como era de esperar, se produce la primera y aireada reacción de Argelia el día 19 de marzo y el gobierno del país árabe decide llamar a consultas a su embajador en Madrid con efecto inmediato tras el cambio repentino de su posición ante el Sáhara.

Ante este escenario, Argelia comienza a buscar nuevos socios europeos en materia energética, y tras varias conversaciones con Roma, el primer ministro italiano, Mario Draghi, firmó el 11 de abril un acuerdo para el aumento de casi el 50 por ciento en las importaciones de gas natural argelino (ES).

No hace falta buscar la pistola humeante que demuestre la existencia de una gravísima crisis diplomática, además de la consiguiente bronca hacia el gobierno tanto desde los propios socios como desde la oposición por la manera en que se está llevando este asunto. Como era de esperar, el gobierno argelino amenaza con rescindir el suministro de gas con Madrid si el gobierno español lo destina a un objetivo distinto al pactado (ES), con la vista puesta en la posibilidad de que España pueda exportar el gas argelino a su archienemigo marroquí.

Argelia detecta la debilidad del gobierno español

La ruptura diplomática y comercial decidida por Argelia abre la mayor crisis entre España y el Magreb desde la invasión del islote de Perejil. Si no antes.

Sánchez solo ante Argelia, ha tenido tres derrotas desde marzo en el Congreso referentes a este conflicto. Ni sus socios en el gobierno, ni Podemos apoyan este cambio de postura del presidente respecto al Sáhara.

A primera hora del día 8 de junio Pedro Sánchez comparece en el gobierno para reafirmar la posición que el ejecutivo había adoptado en lo referente al conflicto diplomático en el Magreb, justificando así el reconocimiento a la propuesta de autonomía de España hacia Marruecos. Estallan las alarmar diplomáticas en lo que desde el gobierno de Argel se califica como un agravio que afectará sine die a sus relaciones con España. Dicho y hecho.

Ese mismo día, la presidencia argelina anuncia la suspensión del Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación que se había suscrito entre ambos países hacía dos décadas (ES). Los argelinos acusan a Sánchez de haber urdido un injustificable retroceso en su posición desde el anuncio del 18 de marzo de 2022 por el que el gobierno español daba su total apoyo a la ilegal e ilegítima fórmula de autonomía interna defendida por la potencia ocupante: Marruecos.

Horas después, Argel suma la primera represalia económica con la orden de congelar las transacciones económicas de las exportaciones e importaciones con España. Ante este tsunami diplomático, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, aseguraba que desde el Gobierno español se estaba meditando una respuesta «serena, constructiva pero firme en la defensa de los intereses de España».

Reacciones en Twitter a la crisis con Argelia
Reacciones en Twitter a la crisis con Argelia

Desde el conjunto de la sociedad, esta pirueta de Sánchez en sus relaciones con Argelia, se percibe como una nefasta gestión diplomática en el ejecutivo, provocando una reacción airada con Argel de efectos inciertos, que en cualquier caso no auguran nada bueno.

En resumidas cuentas, el concepto que tiene la opinión pública sobre este asunto se puede resumir de la siguiente forma: «el gobierno negoció a oscuras con Rabat, al mismo tiempo que encrespó al régimen marroquí al dar cobijo en su momento al líder del Frente Polisario de forma clandestina. Para resolver tanta metedura de pata, se sometió al chantaje de Rabat, y las consecuencias de momento son: menos gas, más caro y una diplomacia de bajuna.

Las RRSS reavivan la crisis diplomática con Argel

Gráfica general de impactos sobre el término «Argelia»

El impacto mediático que ha tenido este asunto de estado en la sociedad española ha visto su mayor impacto desde que la comparecencia de Pedro Sánchez en el congreso de los diputados el pasado día 8 de junio, con un total de 1001 impactos.

Podemos observar que hay un repunte el mismo día 9 de junio donde las menciones sobre este asunto se desbordan en las redes, principalmente en Twitter con un total de 12268 menciones entre el periodo analizado que es desde el 5 de junio hasta del día 17 del mismo mes.

Como hemos señalado anteriormente, el día 9 de junio, cuando el gobierno del Sáhara anuncia que endurecerá las limitaciones sobre España en materia energética, es el día que más impactos se generan en redes sociales en relación a esta asunto. Así pues, sobre un total de 1781 menciones del término «Argelia» se produjo un alcance en socia media de 3.909.502 .

En lo que se refiere a los sentimientos generados por esta crisis diplomática, 899 fueron de carácter positivos, mientas que 2014 fueron negativos.

Gráfica de sentimientos generados por el término.
Ejemplo de mención en Twitter con un sentimiento positivo
Ejemplo de mención en Twitter con un sentimiento negativo

Lo recogido en los diferentes tuits muestra una gran disparidad de opiniones referentes a este conflicto, por una parte están los usuarios que muestran el rechazo a la gestión del ejecutivo ante este asunto, pero por otra parte los usuarios que consideran que la única salida vía diplomática es la que se ha llevado a cabo.

Cabe destacar que la percepción que se tiene de esta crisis por parte de las Redes Sociales parte en gran parte desde un punto de vista ideológico pues en la gran mayoría de los tuits analizados no se hace mención a los orígenes de esta crisis ni a las causas de sus inicios, la comunidad de Twitter en su mayoría hace menciones sobre las medidas adoptadas por Argelia en contra de España y que afectan directamente a la economía.

Desde el gobierno de Argelia se han hecho a la idea que esta crisis será larga, que durará toda la legislatura y solo podrá resolverse cuando llegue un nuevo gobierno que rectifique el respaldo que el ejecutivo de Sánchez le ha dado a Marruecos. Y por si era poco, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, en un intento de hacer auténtico malabarismos dialecticos para evitar ahondar la crisis con Argelia tachó de «política estéril» las declaraciones del presidente argelino sobre España.

En otras ocasiones desde Cyberbrainers hemos tocado el tema de política internacional como es la del conflicto entre Palestina e Israel, pero desde una perspectiva que no afecta directamente a España como es el caso que hemos analizado en el presente artículo.

Todo parece indicar que España no entendió las señales de Argelia y que ahora es demasiado tarde para enmendar la plana.

En CyberBrainers hacemos informes y análisis de mercado en temas candentes para nuestros clientes, ya sean de negocio o puramente reputacionales. Si necesitas conocer cómo le va a la competencia, a tu propia empresa, o simplemente conocer qué opina la gente sobre algún tema en particular, escríbenos y ponemos nuestras máquinas y analistas a escuchar.

Susana Ferrer
Susana Ferrer

Hola!! Mi nombre es Susana Ferrer y vivo en ese maravilloso trocito de mundo llamado Andalucía, concretamente en Linares. Soy periodista y analista en Cyberbrainers, pero lo que verdaderamente me apasiona es la política. TFM en Neuropolítica. Master en Comunicación y Marketing Político. (UNIR)