+34 697 722 901 contacto@cyberbrainers.com

La semana pasada se celebró el día de la copia de seguridad, que seguramente haya pasado sin más pena que gloria precisamente entre todas esas organizaciones y particulares que más deberían caer en su importancia.

Esta efeméride se lleva celebrando ya, que al menos un servidor sepa, un par de décadas, y me parece importante que se siga haciendo porque lo mismo, con suerte, cada año alguien cae en la consideración de que eso que la gente que nos dedicamos a la ciberseguridad repetimos una y otra vez, pues oye, lo mismo es importante.

Que somos muy pesados, pero es que problemas como los que ha vivido recientemente el SEPE, se hubieran solucionado (o al menos minimizado enormemente, sin tener que dejar a todos los ciudadanos españoles sin acceso a la web de empleo estatal durante más de dos semanas) con algo tan sencillo como es una buena política de copias de seguridad.

Unas copias de seguridad que recuerdo:

  1. Deben hacerse periódicamente.
  2. Deben almacenarse en otro espacio distinto de donde está el sistema en producción.

Luego ya podríamos entrar en consideración de si apostar por copias de seguridad incrementales o íntegras (yo soy más de lo segundo, pero esto admite matices), pero lo crítico es justo los dos puntos anteriores.

Los repito por si no ha quedado claro.

  1. Copias de seguridad periódicas.
  2. Copias de seguridad replicadas en otro espacio.

Las copias de seguridad son a la seguridad de nuestros activos informacionales lo mismo que el segundo factor de autenticación es la seguridad de nuestra identidad digital, o que el preservativo es a la seguridad vírica de nuestro organismo.

  • Si lo utilizas, te quitas de en medio el 95% de potenciales riesgos.
  • Si no lo utilizas, estás asumiendo un 95% más de riesgo.

Y esto aplica por igual a organizaciones que a particulares.

Es más, un servidor ya desde hace varios años ha acabado por delegar toda esa responsabilidad en servicios en la nube:

  • Mis documentos de trabajo: Aunque estén en local, se sincronizan al instante (o la próxima vez que tenga conexión) con un espacio de trabajo de GSuite convenientemente parametrizado a nivel de permisos de usuarios.
  • Mis fotos: Automáticamente se suben a una nube privada en Google Photos. Pese a que también tenga un servidor en local donde guardo cada cierto tiempo y por carpetas dicho contenido.
  • Las páginas que administramos: Todas (tanto propias como de clientes) generan además de las copias de seguridad incrementales del servidor, una integral que A MANO descargamos y subimos a otro servidor. Algo que la mayor parte de clientes no valoran… hasta que de pronto les entra un ransomware y «menos mal que trabajamos con Ciberbrainers…».
  • Los correos, personales y corporativos: Todos volcados en el GSuite, y por tanto accesibles desde cualquier lugar y siempre autoreplicables.

En resumen, que mi día a día tanto a nivel personal como profesional se gestiona en servidores online. Mi despacho de trabajo es el navegador, y eso me da una tranquilidad terrible al saber que si todo se va a la mierda (alguien me roba el ordenador o me entra un ransomware) lo peor van a ser las horas que tenga que pasar solucionando el entuerto o el coste de comprarme otro dispositivo.

Pero lo verdaderamente importante, que son los datos, están totalmente segurizados.

Solo por algo tan sencillo como haber hecho los deberes desde el principio.

¿Te animas?

En CyberBrainers ayudamos a empresas y usuarios a prevenir y minimizar los daños de una crisis reputacional. Si estás en esta situación, o si quieres evitar estarlo el día de mañana, escríbenos y te preparamos una serie de acciones para remediarlo.

Pablo F. Iglesias
Pablo F. Iglesias

Pablo F. Iglesias es Consultor de Presencia Digital y Reputación Online, director de la Consultora CyberBrainers, escritor del libro de ciencia ficción «25+1 Relatos Distópicos» y la colección de fantasía épica «Memorias de Árganon», un hacker peligroso, un intento de crossfighter y un comilón nato 🙂